La Policía Nacional, la estrella de un desfile del 12 de octubre cargado de novedades

Hacía años que el desfile militar del 12 de octubre seguía el mismo guion, casi idéntico, edición tras edición. Misma ubicación, mismas unidades, misma normalidad institucional. El de este año 2017 no ha sido un desfile más y se ha desarrollado cargado de novedades.

Para empezar, la tribuna de autoridades ha recuperado su antigua ubicación en la plaza de Lima, frente al Bernabéu, desplazando el recorrido hacia el eje norte de la Castellana y ampliando en unos centenares de metros su longitud.

Pero si algo ha marcado el desfile de este año ha sido el ambiente político y un tanto sentimental de la cita, condicionada por la crisis constitucional abierta por el desafío independentista en Cataluña y en plena activación del artículo 155 de la Constitución.

Según explicaban a El Confidencial Digital fuentes presentes en la tribuna de invitados, en los minutos previos al comienzo del acto no se hablaba de otra cosa que la respuesta del Estado a la declaración de independencia de Carles Puigdemont. Lo mismo ocurría, pero de una forma mucho más discreta, en la tribuna de invitados destinada a los altos mandos militares.

Presencia masiva de autoridades (incluso Felipe Gonzalez)

En la tribuna de autoridades estaban todas las esperadas y alguna más. Sorprendente la presencia del ex presidente Felipe González, que acudió a la tribuna de autoridades por primera vez desde que dejó su cargo al frente del Ejecutivo.

Lo que sí se mantuvo fiel al guion fueron las ausencias de los tres presidentes autonómicos que, como viene siendo habitual año tras año, no acudieron a Madrid para el festejo: el lehendakari vasco Iñigo Urkullu, la presidenta navarra Uxue Barkos y, por razones obvias del momento, Carles Puigdemont en representación del govern catalán.

Llegada del Rey y la bandera

Pasados unos minutos de las once de la mañana, según lo previsto, la comitiva Real enfila la plaza de Cuzco en dirección a los aledaños del Santiago Bernabéu. Después de los honores de la Guardia Real, la interpretación del Himno Nacional y los saludos protocolarios a todos los representantes institucionales del Estado y a la cúpula de las Fuerzas Armadas, se dio por iniciado el acto.

La bandera nacional llegó hasta la Plaza de Lima portada por dos paracaidistas de la Patrulla Acrobática Paracaidista del Ejército del Aire (PAPEA), que realizaron un aterrizaje perfecto gracias a su pericia y las excelentes condiciones meteorológicas de la mañana. Posteriormente se procedió a su izado a al acto de homenaje a la bandera.

Homenaje a las víctimas de Barcelona

Durante el homenaje a los Caídos se recordó a los fallecidos en acto de servicio de las Fuerzas Armadas, así como a las víctimas del atentado de Las Ramblas y Cambrils y a Ignacio Echeverría, el español asesinado en los atentados de Londres cuando trataba de defender a otras personas. Su madre se encontraba presente.

Tras el paso de la Patrulla Águila dio comienzo el desfile aéreo, con la presencia de una representación de 78 aeronaves de los tres ejércitos. Destacaron los Eurofighter, los A400M y los helicópteros Tigre.

La Policía Nacional, la estrella del desfile terrestre

El desfile terrestre siguió la pauta de todos los años, desplegando en la Castellana cerca de 4.000 militares representando a todas las unidades de Tierra. La novedad este año fue la abundante presencia de la Policía Nacional, con presencia de ‘zetas’, GEOs y guías caninos.

Los agentes de Policía Nacional fueron sin duda los más aplaudidos de la jornada, seguidos de cerca de la Legión, la Guardia Civil (pese a la ausencia del GAR) y la Unidad Militar de Emergencias.

Estos son otros de los detalles que se vieron durante el desfile:

–La 11ª Escudrilla de la Armada , la más joven de la marina española, desfiló mostrando en un VAMTAC un dron ScanEagle. Este modelo será desplegado en la misión de Irak.

–Este año desfiló por primera vez el 12 de octubre la bandera de El Líbano.

–También estuvieron presentes un centenar de cadetes de la Gendarmerie francesa (provenientes de la academia de Tulle), que están realizando el curso de antiterrorismo de la Guardia Civil gracias a un convenio firmado el pasado mes de septiembre entre España y Francia.

–Este año la cabra de la Legión –la más esperada por los niños- ha tenido un duro contrincante: el perro de los Guías Caninos del CNP, que desfiló de pie sobre el capó de un Nissan Patrol policial.

–La joven cabra de la Legión, Roco, se estrenó en el desfile. Según fuentes militares, “se le nota que no ha cogido aún marcialidad”. Es la mascota que ha sucedido al fallecido carnero ‘Pepe’, que se ‘jubiló’ en el verano de 2016 y fue entregado a un refugio de animales en Cádiz. Sus cuidadores contaron a ECD que estaba “triste” porque no se adaptaba a la vida “fuera del cuartel”. Poco después murió.

–Otra de las novedades fue un escuadrón de representación histórica de los Tercios de Flandes, con uniformes de época y sus características picas y banderas. Un gesto al 450 aniversario del Camino Español

–Otro año más, como viene siendo tradición desde el inicio de la crisis económica y los recortes, el desfile ha prescindido de las unidades blindadas como los carros Leopard o los Pizarro. 

Article source: http://www.elconfidencialdigital.com/defensa/Policia-Nacional-estrella-cargado-novedades_0_3019498022.html