El Daesh, en su última revista: España no ha aprendido la lección del 11-M

Desde que se implantó en Iraq y Siria como un verdadero poder estatal, el grupo terrorista Daesh ha desplegado una potente campaña de propaganda para ganar y mantener adeptos, tanto en esas zonas en las que controla el territorio como en los países de todo el mundo, incluida Europa, en los que tiene simpatizantes.

El aparato de propaganda incluye una serie de revistas y publicaciones en numerosas lenguas, que distribuyen por sus canales de Internet. Una de ellas es “Rumiyah”, una publicación en inglés, que en su último número lleva a portada los ataques cometidos en Barcelona y Cambrils.

La lección de Iraq y el 11-M

“Alá lleva el terror a sus corazones”: con este título los yihadistas inician este número de su revista, que también incluye varias fotografías de muertos y heridos en los ataques cometidos por una célula terrorista el pasado 17 de agosto. En la primera página se ve un herido en una camilla entre sanitarios, guardias urbanos y ambulancias en Barcelona.

El autodenominado Estado Islámico publica en esta revista una extensa reflexión sobre los motivos que le llevan a atentar contra países europeos, citando el caso concreto de España. Y el principal motivo que señalan es la guerra, la campaña militar que una coalición internacional lleva a cabo en Iraq y Siria para arrebatar a los yihadistas el territorio que controlan.

En “Rumiyah”, los terroristas insisten en reprochar a los países “cruzados” que al unirse a Estados Unidos a los bombardeos y acciones militares contra el Daesh, “sólo calculan las ganancias que lograrán al participar en la guerra, y olvidan medir el alto coste que tendrán que pagar”.

Es entonces cuando el Daesh apunta directamente a España. De nuestro país aseguran que “ya experimentó este problema antes”: concretamente, cuando “se dejó llevar por el imbécil [sic] de Bush en la invasión de Iraq”, y como respuesta sufrió ataques contra las tropas españolas, pero también los atentados del 11-M en el que fueron asesinadas 192 personas en Madrid en 2004, que llevaron a los ciudadanos a enfrentarse al Gobierno.

Pronto habrá “atentados de mayor nivel”

“Parece que esa lección no fue suficiente para los cruzados”, destacan los yihadistas en “Rumiyah”, que lamentan que aunque el gobierno de entonces (el de José Luis Rodríguez Zapatero) decidió retirar las tropas de Iraq, ahora ha vuelto a implicarse en lo que ellos llaman una “guerra contra los musulmanes”, ahora instruyendo a soldados iraquíes que combaten contra los terroristas.

Esta publicación señala los atentados de Barcelona y Cambrils como “una nueva lección de política que les enseña [a los países que participan en la guerra contra el Daesh, pero especialmente a España] la necesidad de prepararse a sí mismos para pagar un gran precio humano y económico por su guerra contra el Estado Islámico antes de calcular los beneficios que espera obtener de su guerra”.

Y a continuación este grupo terrorista concreta su amenaza: “Los ataques en España y en otros estados infieles continuarán mientras ellos estén en guerra con el Estado Islámico”. Incluso va más allá y asegura que los “soldados del Estado Islámico” van a iniciar próximamente una escalada de atentados de mayor impacto asesino.

También se muestran desafiantes al asegurar que ninguna medida de seguridad, ninguna precaución evitará los ataques: ni las patrullas de policías y militares en las calles y en las plazas, ni tampoco las “barreras de cemento” que se han instalado en muchas ciudades europeas para evitar que un terrorista atropelle a decenas de personas con un coche o una furgoneta.

España se creyó al margen de Francia, Reino Unido…

La andanada dialéctica de los terroristas en este reciente número de “Rumiyah” (el número 13º de la publicación) también se burla en cierta forma de España por no haber aprendido de lo que le ha ocurrido a otros países occidentales que se han volcado en bombardear las posiciones del Daesh en Oriente Medio: cita el caso de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania, “países más poderosos que España y que tienen mejores capacidades de inteligencia y fronteras más seguras”, y pese a ello también han sido golpeados por los yihadistas. España “se creía que estaba lejos de lo que había afligido a sus naciones hermanas”, pero finalmente volvió a sufrirlo en agosto en Cataluña.

Si los artículos de esta revista en inglés del Estado Islámico hacen referencia a España, también lo hacen varias imágenes incluidas en la publicación. Además de la portada, incluye otra imagen de un herido en el atentado de Las Ramblas, así como una fotografía que muestra la furgoneta que usó Younes Abouyaaqoub para arrollar mortalmente a decenas de personas. Y cierran el número de la revista con un plano cercano a una víctima tirada en Las Ramblas, junto a un quiosco.

Este número de “Rumiyah”, además, muestra que los yihadistas tienen cierta fijación por el monumento más emblemático de Barcelona. De nuevo usan una imagen de la Sagrada Familia, como fondo para hacer balance de los atentados de la célula que se formó en Ripoll. Y llama la atención que magnifican e incluyen datos falsos: se hacen eco de la información falsa que surgió minutos después del atropello de que un terrorista se había atrincherado armado en un bar; hablan de “un camión” en el ataque de Cambrils; destacan la cifra de 146 personas muertas o heridas (en vez de los 16 asesinados) y aseguran que como consecuencia de estos ataques el nivel de alerta en España subió hasta el 4, cuando esto ocurrió hace ya años.

La atmósfera de terror y pánico se extiende por Europa tras la operación”, concluyen para sacar pecho ante sus seguidores y animarles a imitar este atentado.

Article source: http://www.elconfidencialdigital.com/seguridad/Daesh-revista-Espana-aprendido-leccion_0_3000899887.html