Crecen los cursos específicos de inglés americano en academias españolas

En realidad están muy lejos de ser considerados idiomas diferentes, el inglés norteamericano sigue siendo inglés, aunque con particularidades. Sin embargo las diferencias son lo suficientemente evidentes como para estudiar inglés americano de forma específica.

Los cursos de inglés americano se centran especialmente en dos perfiles, por una parte estudiantes que van a continuar o ampliar sus estudios en instituciones académicas en Estados Unidos, o bien ejecutivos que se trasladan al continente americano y desean refrescar su nivel de inglés y aprender palabras y expresiones estadounidenses.

Las diferencias entre el inglés americano y el británico

Más allá de acentos, el inglés ha evolucionado de tal manera en dos siglos y medio que muchas palabras ya cuentan con diferentes grafías. Lingüísticamente, el inglés americano ha ido adaptando la transcripción del idioma a la pronunciación. Dos de las palabras que han sufrido ese proceso de “verbalización” son centre y aluminium (ing. brit.):

En Estados Unidos escucharíamos frases como aluminum scaffolding (andamio de aluminio) o student residence in Madrid center (residencia de estudiantes en Madrid centro). En estos casos, la escritura de ambas palabras se ha adaptado a la pronunciación.

En general la evolución americana del inglés se basa en desarrollar una versión más práctica del idioma. Otro ejemplo lo encontramos en palabras que han perdido una o varias consonantes duplicadas. Los estadounidenses tienden a eliminar letras sordas o duplicadas, un ejemplo típico lo encontramos en formas verbales referidas al pasado como en el caso de travel, mientras que los británicos escribirían I travelled to Spain to take Spanish classes, la mayoría de los norteamericanos eliminaría la doble “l” del verbo en pasado.  

Otra de las tendencias que se perciben al otro lado del Atlántico es la del abandono progresivo de gentilicios y nombres propios de lugares traducidos, para comenzar a utilizar los nombres propios del idioma de origen. Un turista escocés de North Kilttown seguirá buscando en Google Ibiza and Majorca boat parties, mientras que otro en la ciudad norteamericana de Capital City buscará Ibiza and Mallorca boat parties.   

En realidad son muchos los cambios que han hecho que el inglés americano pueda estudiarse de forma particular. La distancia espacial y la diferente mezcla de culturas en ambos países han sido probablemente las dos causas que han originado estas diferencias.

Las diferencias lingüísticas en el futuro

La tendencia es que en un futuro las diferencias serán aún más profundas. El lenguaje es algo vivo, capaz de evolucionar y son los hablantes de cada comunidad los que acaban moldeándolo. Estados Unidos y el Reino Unido reciben un tipo de inmigración muy diferente, mientras que los inmigrantes tradicionales de Norteamérica son ciudadanos hispanos y asiáticos, en el Reino Unido existen grandes minorías de ciudadanos de las antiguas colonias (India, Pakistán, Suráfrica…) y Europa del Este, por lo que es de esperar que las diferencias se acentúen dada la influencia de los hablantes extranjeros y la lejanía geográfica entre ambos países, que hace muy difícil una retroalimentación lingüística directa.

Estudiar en España en una academia “americana”

Vistas las diferencias y la tendencia para el futuro, todo hace indicar que en España cada vez serán más las personas que se inclinen por estudiar inglés americano. A pesar de la cercanía del Reino Unido con nuestro país, la preponderancia cultural norteamericana hace que muchos alumnos se inclinen por el idioma de Faulkner en lugar de optar por el de Shakespeare.

En un futuro el perfil de estudiante de inglés americano se irá ampliando, de hecho las autoridades educativas ya plantean la posibilidad de incluir temarios diferenciados en los programas escolares.

Article source: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/cursos/Crecen-especificos-americano-academias-espanolas_0_2988901083.html