Audi A5 Coupé 3.0 TDI 218 CV S Line Quattro. Elogio de la belleza

Artículo de Manuel Reyes

Constituye todo un ejercicio de autovaloración. Walter de Silva tenía razón cuando afirmó: “El Audi A5 es el coche más bello que jamás he diseñado”.

Corría el año 2007, y por aquél entonces Audi causó una auténtica revolución con el lanzamiento de un atractivo coupé, el Audi A5, fruto del genio creador del que fuera jefe de diseño de la marca, Walter de Silva.

Con este vehículo la firma de los cuatro aros recuperaba una tradición que refrescó la mente de los buenos aficionados, amantes de los coupés, con la imagen del  célebre Audi Coupé de los años “80”.

Por otro lado era el fruto de la moderna interpretación de un concepto clásico, el GT o Gran Turismo de toda la vida. Un coupé rápido, cómodo, capaz de acoger a cuatro pasajeros y dotado de una gran elegancia formal, en sintonía con un diseño deportivo.

Pero el problema surge cuando llega la hora de renovar automóviles con la impronta del A5, aclamados por un mercado que sabe apreciar lo bello.

Todo se puede superar, todo avanza, esencialmente en el campo de la tecnología; pero en materia de creatividad no se pueden aplicar los mismos criterios, no resultarían válidos.

Razón por la que los responsables de diseño de esta segunda generación del Audi A5 utilizaron una receta que siempre suele dar buenos resultados: cambiar sí, pero sin que se note mucho.

Aunque es un vehículo totalmente nuevo en todo y su carrocería no aprovecha ningún panel ni componente de la anterior, lo cierto es que conserva una gran similitud con el modelo original. Una de las señas de identidad que dotaba de mayor personalidad  al primer Audi A5 Coupé era su  línea de cintura en forma de onda.

Esta segunda generación no solo conserva esta sensual ondulación sino que además la luce de forma mucho más marcada, cobrando aún mayor protagonismo.

En lo que respecta al frontal destaca la nueva parrilla hexagonal, propia de las últimas creaciones de Audi, que es una evolución de la anterior con forma de trapecio invertido.  

Motor V6 diésel de 218 CV

Para los amantes de las mecánicas diésel  de gran cilindrada, uno de los modelos que propone la gama Audi A5 Coupé es, el 3.0 TDI 218 CV  S Line Quattro  S tronic, cuyo precio es de 58.670 €.

Bajo su capó encuentra acomodo un V6 diésel de 3 litros de cilindrada que desarrolla una potencia máxima de 218 CV. Se trata de un propulsor especialmente dirigido a los amantes de cilindradas generosas  que tampoco comulgan con las mecánicas de 4 cilindros.

Prefieren, quieren presumir de llevar bajo el capó un 6 cilindros no ya por rendimiento, también por imagen y por el refinamiento que aportan.

Extraer 218 CV de una mecánica diésel turboalimentada de 3 litros significa que no va nada “apretada”, con la consiguiente ventaja en lo que a longevidad respecta, sin dejar en el tintero su suave funcionamiento.

Respecto a la transmisión, lleva acoplado un cambio automático S tronic de doble embrague con 7 velocidades, dotado de su correspondiente programa sport.

Es un cambio que se adapta muy bien al carácter del vehículo, puesto que permite una conducción muy relajada a la vez que responde con prontitud cuando se quiere disfrutar de la esencia deportiva que ofrece. 

Tan brillante conjunto motor-cambio se complementa con el sofisticado sistema de tracción total permanente Quattro. El sistema Quattro emplea un diferencial central planetario para distribuir inicialmente el par en un porcentaje del 60% a las ruedas traseras y del 40% a las delanteras.

En función de la adherencia y de las condiciones dinámicas, el tren trasero puede recibir hasta un 85% de la fuerza motriz, mientras el máximo par que puede percibir el delantero se cifra en un 70%.

Por medio del Audi Drive Select se puede configurar el vehículo en función del modo de conducción que se seleccione. Hay disponibles cinco programas: Comfort, Auto, Dynamic, Efficiency e Individual, que intervienen sobre la respuesta del acelerador, el funcionamiento del cambio automático, el grado de asistencia de la dirección y la dureza de los amortiguadores.

El contenido consumo en condiciones normales de uso del vigoroso V6 (4,6 l/100 km en ciclo combinado) puede rebajarse aún más seleccionando el programa Efficiency. 

Audi virtual cockpit

El paquete S Line incluye elementos como, el retrovisor interior antideslumbrante, retrovisores exteriores plegables eléctricamente y calefactables, navegador, Faros led, intermitentes dinámicos, llantas de 19 pulgadas, asistente de aparcamiento, asientos deportivos y paquete exterior S Line.

Este paquete exterior potencia el aspecto deportivo del coche sin hacerle perder un ápice de elegancia. Consta de una rejilla gris oscuro con láminas en aluminio mate, paragolpes específicos, umbrales de las puertas con tiras negras en relieve y difusor trasero en gris oscuro mate.

En el interior impresiona la configuración del salpicadero, en clara sintonía con el diseño exterior. Su arquitectura horizontal y la línea continua de las salidas de ventilación crean sensación de amplitud.

Como novedad incorpora, el Audi virtual cockpit, una pantalla TFT de 12,3 pulgadas totalmente configurable que sustituye al  convencional cuadro de instrumentos de relojes.

En el centro del salpicadero destaca la pantalla de 8,3 pulgadas del sistema multimedia. A diferencia de otros sistemas esta pantalla no es táctil, con la ventaja que aporta el no quedar manchada con las huellas dactilares. 

Article source: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/motor/Coupe-TDI-CV-Quattro-Elogio_0_2990700921.html